Red Door Aura Eau De Toilette

0,00 

Notas de salida: Deliciosa frambuesa. Jugosa y suculenta… Esta apetitosa baya crece en las zarzas durante el verano a lo largo de América del Norte, desde las montañas rocosas hasta el noreste. Su sabor dulce y oscuro añade una dimensión inesperada a unas notas de salida frescas y brillantes. Bergamota italiana. La bergamota recibe su nombre de la ciudad italiana de Bérgamo, lugar donde se empezó a cultivar la fruta por primera vez. La bergamota crece en un pequeño árbol de hoja perenne con hojas largas y exuberantes en forma de ópalo y pequeñas flores blancas. De la cáscara de la bergamota se obtiene un aceite de aroma cítrico y dulce con una calidad floral delicada que ha sido muy empleado a lo largo del tiempo en perfumería. Fresia. La fresia es una flor originaria de la provincia del Cabo, Sudáfrica, que se presenta en una gran variedad de colores: blanco, amarillo, rojo, rosa, azul o malva. Fue bautizada en el siglo XIX en homenaje a un médico alemán llamado Freese. La fresia tiene un aroma floral delicado que recuerda al jazmín o al azahar, con toques dulces, casi afrutados.

Notas de corazón: Azahar. En la antigua China, las mujeres llevaban flores de azahar en el pelo, ya que simbolizaban la pureza, la castidad y la inocencia. La costumbre cobró tal arraigo en la cultura china que, en la década de 1800, la frase «reunir flores de azahar» se empleaba con el sentido de «buscar una esposa». El naranjo es también un símbolo de fecundidad, pues es una de las pocas plantas que florece y da frutos al mismo tiempo. Su flor blanca desprende un agradable aroma floral. Rosa. Emblema de la espiritualidad y de la perfección divina por excelencia y símbolo del amor y la belleza desde la antigüedad. Los poetas griegos se referían a la rosa como un «Amor eterno y mágico» y, desde entonces, su imagen se ha venido empleando a lo largo de la historia en la literatura, el arte y los perfumes. Su inconfundible aroma resulta muy completo y sofisticado, a la vez que picante y verde, por lo que la rosa otorga cuerpo y una riqueza aterciopelada al perfume. Pétalos de jazmín. El jazmín es originario de Egipto. Esta delicada flor solo se abre por la noche, por lo que las flores se recogen justo antes del amanecer, cuando su olor se percibe con mayor intensidad. Su aroma exótico y floral añade una sensualidad cálida y etérea al perfume.

Notas de fondo: La cremosidad del ámbar. El ámbar esconde en su aroma un carácter sofisticado y sensual que se revela envolviendo la piel de calidez y sensualidad. El ámbar añade al perfume una tonalidad sensual y terrenal y consigue que la fragancia sea perceptible a los sentidos durante más tiempo. Sándalo. La madera de sándalo era un material común en la construcción de los antiguos templos de la India, por lo que su increíble fragancia ha permanecido durante siglos en estos magníficos edificios. Desprende un aroma de gran riqueza y dulzura, con delicados acentos leñosos y florales, y posee unas propiedades de suavidad y cremosidad duraderas que aportan una sensación de envolvente calidez. El sándalo, originario de la India, ha sido muy apreciado por las culturas del Pacífico y del Océano Índico oriental durante al menos 2.000 años. Almizcle suave. Suave, cálido y uno de los productos más apreciados de la antigüedad. El almizcle se consideraba un producto de lujo que traían los barcos árabes desde Oriente. Originalmente el almizcle se obtenía de una glándula del ciervo almizclero, pero, hoy en día, la industria del perfume ya no usa almizcle natural por motivos ecológicos. El almizcle aporta a la base de la fragancia propiedades sensuales parecidas a las de la piel dejando una estela luminosa que aporta una sensación duradera de calor y sensualidad.

Este producto no está disponible porque no quedan existencias.

SKU: N/D Categorías: , ,